lunes, 14 de julio de 2008

¿Puede el gobierno del estado salvar el encinar?


El gobierno de estado de Puebla puede, si se lo propone, salvar lo que queda del encinar del ex-rancho La Calera. ¿Porqué? Porque existen herramientas y elementos jurídicos que le permiten al gobierno del estado lograrlo.

El ocho de abril de l994 se publicó en el diario oficial del estado de Puebla, un decreto firmado por el Lic. Manuel Bartlett Díaz,gobernador del estado en ese entonces, en el que se decretaban varias zonas del estado como areas de preservación ecológica, por ejemplo ,el Bosque Ixta-Popo (la parte que le corresponde a Puebla), el Cerro Zapotecas El parque ecológico Flor del Bosque, una enorme zona en Amalucan y otros predios entre los cuales se encontraban cerca de cuatrocientas hectáreas del ex-rancho la Calera.

El 24 de diciembre de 2005, como lo mencioné en mi entrega anterior, el gobierno municipalpresidido por Luis Paredes Moctezuma le cambió el uso de uso a dicho predio y lo clasificó como apto para contrucción de vivienda intensiva, a pesar de estar poblado de árboles y de ser un terreno irregular y escarpado. El decreto firmado en 1994 por el Lic. Bartlett debería ser suficiente para declarar las decisiones del cabildo del 24 de diciembre como nulas.

La carta urbana que publicó el recién terminado gobierno municipal de Enrique Doger no subsanó el error y permitió a su administración autorizar la construcción de 7720 viviendas en l63 hectáreas del ex-rancho la Calera, permiso otorgado en enero de 2007 por Zeus Munive. El proyecto está acotado por el momento porque tanto la delegación de Semarnat federal como la Secretaría del Medio Ambiente estatal han desechado los estudios de impacto ambiental del proyecto llamado "Jardines de la Montaña".

El gobierno municipal ha clausurado la obra de manera provisional ya que la constructura no ha terminado con todos los trámites necesarios para arrancar la primera fase del desarrollo que consta de800 casas de 3.70 mts. de frente por trece de fondo. Entre otras cosas, no cuenta con vialidades para acceder al desarrollo y para tenerlas tendría que cruzar por zonas que la carta urbana marca como "irreductibles", es decir, intocables. El peligro es que en Puebla ya sabemos que intocable, lo que se dice intocable, no hay nada.

Un ejemplo lo tenemos en que el decreto de Bartlett de l994 fue desechado cual kleenex para ser sustituido por nuevos usos de suelo decretados en un cabildazo y una nueva carta urbana que no subsanó ese error y que nos priva a todos de un bosque de encino que deberíamos preservar porque las raíces de sus arboles sujetan el suelo, retienen el agua, sus hojas purifican el aire. Los árboles son un albergue para la biodiversidad. El bosque todo es la casa de aves, serpientes, ardillas, escarabajos .Es por supuesto, tambien nuestra casa y una celebración de la vida.

El gobierno del Lic. Mario Marín cuenta con una mayoría priísta en el congreso que envidiarían los gobiernos de otros estados. El ayuntamiento de Puebla cuenta tambien con una presidenta municipal emanada del PRI .

Esa triple mancuerna puede ser suficiente para nulificar los cambios de uso de suelo en la Calera y salvar el encinar. Solo se trata de que quieran. De un lado estan ellos y toda la ciudadanía a la que representan, del otro, un fraccionador que no se ha distinguido por su ética y al que las areas verdes le importan un comino.

El gobierno del estado se propone sembrar un millón de árboles el día 5 de julio para celebrar el día del medio ambiente. ¿No sería tambien una magnífica forma de celebrarlo el salvar árboles centenarios que ya estan ahí?